Inicio Una visión compartida

Una visión compartida

Pedro Álvarez Icaza

En los últimos quince años la CONABIO ha construido una relación dialéctica entre conservación y desarrollo con visión a futuro, y durante ellos ha explorado propuestas que inciden en el uso de la biodiversidad, cuyos actores centrales son los productores organizados del sector social de la economía rural, los dueños y custodios de la mayor parte del capital natural de México. En este número especial se presentan algunas experiencias que son ejemplo del trabajo realizado con asociaciones de productores con los que hemos establecido una alianza virtuosa. Las marcas y los recursos biológicos colectivos y las acciones de gobernanza de los bienes de uso común en la naturaleza, así como el comercio justo y las políticas públicas que vigilan su impacto territorial y, al mismo tiempo, permiten el nacimiento de un sujeto social que se niega a perpetuar su pobreza, son temas de reflexión en la interacción de CONABIO con los guardianes de cerca de 8% de la biodiversidad natural conocida en el mundo, en una de las regiones estratégicas para regular el clima del planeta.

Mediante diversas acciones, la CONABIO ha colaborado en 144 municipios considerados de alta pobreza e inscritos en la Cruzada Nacional contra el Hambre. Se han organizado cerca de 200 grupos y asociaciones de productores, estas últimas con planes de negocios amigables con la biodiversidad, en 1 300 localidades y se han impulsado 1 525 acciones productivas y de conservación respaldadas con más de 800 estudios y asesorías. Estos hechos son muestra de los procesos de gestión del territorio, conservación y uso sustentable de la biodiversidad, que han permitido que 90% de los entrevistados reconozca mejoras en sus condiciones de vida.

zaragozavimeo

Foto: Fulvio Eccardi

Esta labor institucional, de pasión grupal y personal, es digna de ser reproducida. El enfoque elástico de los corredores biológicos es una herramienta que integra el desarrollo y la conservación, y fortalece la conectividad por las actividades de bajo impacto entre las áreas protegidas: la práctica permanente de la gobernanza local por los actores sociales; la oportunidad de probar los sistemas de información geográfica en parcelas y predios forestales de bosques y selvas; el cumplimiento de los compromisos y reglas de operación de los apoyos gestionados por la CONABIO –que se han multiplicado de uno a seis o siete veces–, mediante subsidios directos de instrumentos de política pública de fondos federales (agropecuarios, manejo forestal y medio ambiente), privados o de cooperación bilateral y multilateral. La CONABIO ha marcado una manera diferente de hacer las cosas. La intervención institucional se reduce y los actores se fortalecen por los resultados y la revaloración del capital natural. Reproducir los modelos en otras latitudes de México, con nuevos socios institucionales y en ecosistemas diversos, es el reto para los próximos diez años. Éste es el sueño y la visión compartida.



Cooperación internacional para el Corredor Biológico Mesoamericano (CBM)

mesoamerica01

Martha Rosas

El Corredor Biológico Mesoamericano (CBM) es el territorio conformado por áreas, paisajes y zonas de conectividad, ya sean terrestres, costeras o marinas, con alto valor de biodiversidad y provisión de servicios ecosistémicos en Belice, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá y República Dominicana. En sus inicios, operó como proyecto regional (1999- 2006) y nacional en México (2002-2009), con el apoyo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial. Al finalizar el proyecto regional, México asumió el compromiso de mantener la relación entre los países mesoamericanos. Desde 2007, la CONABIO, como institución responsable de la implementación del CBM en México, desarrolló una estrategia para mantener y fortalecer las relaciones con las naciones participantes en esta iniciativa. Así, ha promovido y apoyado actividades cofinanciadas por la cooperación internacional, en el marco de la Estrategia Mesoamericana de Sustentabilidad Ambiental (EMSA), para profundizar en los fundamentos conceptuales compartidos, fortalecer capacidades institucionales y fincar acuerdos para planificar y ejecutar acciones en el CBM.