Inicio Trucha Michin

Trucha Michin

Al consumir trucha Michin cuidas tu salud y ayudas a conservar los bosques y los manantiales de Michoacán.

La trucha arcoíris Michin es un pescado producido en aguas de manantial de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca en Michoacán y es una fuente inmejorable de proteína, fósforo, vitaminas y ácidos grasos omega 3. La marca Michin se creó en 2013 y es una iniciativa de los productores de trucha arcoíris de la región oriente del estado de Michoacán, asociados en la Unión Acuícola Pro Monarca SPR de RL. El objetivo del proyecto es dotar de herramientas y estrategias a los productores para que puedan competir de mejor forma en los mercados locales y regionales.

El sistema de crianza de la trucha es 100% trazable, ya que se mantiene un control estricto sobre cada uno de los procesos asociados a la producción: el origen del huevo, su alimentación, la calidad del agua y el manejo de la trucha. Por ello, Michin garantiza a los consumidores la más alta calidad e inocuidad de su producto.

El proyecto trucha Michin está enfocado a beneficiar a todas las partes involucradas: el medio ambiente, los productores y el consumidor final.

La trucha de crianza es de confianza

En la región oriente de Michoacán, la producción de trucha es una actividad económica de fuerte impacto social, ya que genera trabajo en zonas rurales de alta y muy alta marginación. También es una actividad con nulo impacto ambiental, porque el cultivo de trucha no produce aguas residuales.

Los productores llevan a cabo sus actividades bajo un esquema de conservación y mejoramiento del medioambiente; reforestan y son guardianes de los bosques en donde brota el agua limpia y fresca indispensable para la cría de la trucha, ya que únicamente vive y se desarrolla en aguas bien oxigenadas libres de contaminación.

Elena Reygadas Trucha michin

De taladores a guardabosques

La deforestación y degradación de la Reserva Monarca en Michoacán es un problema real pero cuya gravedad ha sido paliada en buena medida por acciones que buscan beneficiar a las poblaciones locales, como el proyecto productivo de trucha Michin que ha permitido a los pobladores obtener ingresos sin destruir sus recursos naturales.

El proyecto incluso va más allá; en vista de que la trucha requiere de agua corriente y limpia para vivir, los productores –entre los cuales algunos vivían de talar los árboles– han cambiado de actitud, ahora reforestan y se han convertido en guardianes de la fábrica de agua: el bosque.

La Reserva Monarca, en Michoacán y el Estado de México, protege 56,259 hectáreas de bosques e incluye tres zonas núcleo con 13,551 hectáreas, donde se establecen cada año las principales colonias de hibernación de esta mariposa. Sin embargo, entre 2001 y 2012 se deforestaron y degradaron un total de 2,179 hectáreas de bosques en la zona núcleo de la Reserva, en gran parte debido a la tala ilegal ejecutada por la misma gente de la región.

Gracias a acciones de diferentes actores públicos y de la iniciativa privada, la tala ilegal a gran escala en la Reserva ha disminuido, pasando de 731 hectáreas afectadas en 2005-2007 a ninguna en 2012, según la WWF. Sin embargo, la lucha contra la tala ilegal continúa; en 2013 se perdieron 16 hectáreas de bosque y en 2015 unas 20 hectáreas fueron afectadas por tala clandestina.

Santuario de la Monarca

Los santuarios de la Monarca en Michoacán son: El Rosario, Sierra Chincua, Angangueo, El Oro y Tlalpujahua, y forman parte de una de las seis bellezas naturales en México que ha reconocido la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

La mariposa Monarca realiza un recorrido de entre 2,000 y 4,500 kilómetros de ida, y otros tanto de vuelta, desde las Montañas Rocosas al sur de Canadá y gran parte de Estados Unidos hasta el centro de México. Las delicadas viajeras se alojan en las montañas de Michoacán y el Estado de México, a 3,000 metros sobre el nivel del mar, porque es una de las regiones que durante el invierno les proporciona las condiciones especiales que requieren para vivir, cortejarse y reproducirse: temperatura fresca, agua y humedad, y bosques de encinos, pinos y oyameles que las protegen del granizo y la nieve.

Monarca reserva michoacan